Aunque aún no me lo creo del todo, ya han pasado los 5 meses de mi voluntariado en La Jarilla y aquí se acaba. Son innumerables las cosas que he aprendido, en todos los ámbitos desde el huerto, los animales, permacultura, etc. hasta ámbitos más personales. Me voy con una experiencia que sin duda ha conseguido mi objetivo, el cual era aprender sobre permacultura y poder trasladar esos conocimientos a mi zona y contribuir todo lo que esté en mi mano a mejorar este mundo.

Estos dos últimos meses han sido muy enriquecedores, hemos hecho una variedad de actividades que han sido una experiencia nueva para mí. Hemos hecho apicultura y aprendida como a ponerles unos tratamientos a las abejas porque han tenido problemas de polillas y parásitos.

Tras el curso de bioconstrucción, hemos tenido que instalar el techo del baño seco y continuar haciendo un muro de piedra.

En el huerto llegó la hora de recoger semillas para poder plantarlas el año que viene, cosa que nunca había hecho y que tengo claro que es lo que quiero hacer en mi vida si algún día tengo huerto propio. También ha llegado el momento de recolectar algunas de las cosas que plantamos, lo cual me ha hecho súper feliz, hemos recogido garbanzos, guisantes, habas, calabacines…

Otras de las actividades que hemos hecho que han sido nuevas para mí, por lo que me han aportado un montón de conocimientos han sido hacer jabón y cremas de caléndula de forma autodidacta.

Bueno y hasta aquí mi experiencia en la Jarilla, la que sin duda volvería a repetir. En general ha sido todo bastante maravilloso, los conocimientos nuevos, la gente que he conocido, el lugar, amigos que me llevo, los animales, el huerto, y un sinfín de vivencias que se quedarán conmigo para siempre.

¡Gracias por todo y nos vemos en la próxima familia!

Deja una respuesta